Infoxicación e infodemia

0
676
Imagen ilustrativa

Por Montse Figueroa
directora de Sustentabilidad y RSE en CRV

La infoxicación es el exceso de información a la que está expuesta una persona. Hoy día con la situación global que estamos viviendo, esto se ha multiplicado y la viralización de noticias entre falsas y reales ha sido exponencial a nivel mundial.

En la actualidad se cuenta con gran cantidad de medios de comunicación entre oficiales y personales. Estos últimos en interacción directa con variedad de redes sociales que contribuyen a este fenómeno, mismo que en un contexto descontrolado y polarizado, nos hace caer en excesos hasta llegar a la infodemia. Éste término ya utilizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que en este artículo definiremos junto al de infoxicación para evitar caer en cualquiera de los dos y que nos pueda hacer daño.

Hoy, una de las palabras que aparece en el 98% de los anuncios es “crisis”, y en tiempos de desigualdad social y recesión económica la fórmula es anunciar “remedios para solventar crisis económica”.

¿Fue un distanciamiento social o sólo fue un distanciamiento físico con más acercamiento personal?

Las interacciones virtuales crecieron desmesuradamente. Nueve de cada diez webinars o conferencias virtuales aparecen con la receta secreta para salir de la crisis. Hoy en la red encuentras religiosos, cocineros, actores, deportistas, médicos, cómicos y gente común proveyéndonos de información y esto se ha visto porque todos nos hemos volcado a saber más, a conocer más, a ver más y a vivir de manera intensa esta pandemia.

Sin olvidar que hoy solo cuatro de cada diez personas son las que pueden trabajar desde casa, otras tantas han tenido que disminuir o hasta cancelar momentáneamente sus actividades productivas lo que hace que tengamos más público cautivo en la red.

La saturación de los anchos de banda también ha sido una consecuencia del exceso de información que anda por las redes, mucha de ella derivada del trabajo desde casa, pero otro porcentaje muy importante es el que se ha generado por el querer estar al tanto de lo que sucede “fuera de nuestra casa”.

Recientemente, en CRV hicimos una encuesta a nuestros grupos de relación sobre sus emociones en una muestra que reunía personas de sectores y actividades variadas. Lo interesante fue que el 100% de los encuestados sufre de ansiedad e insomnio y ambos problemas son derivados del exceso de impactos de información a los que se expusieron durante el día.

Ahora con los teléfonos móviles ya tenemos todo el control de nuestros portales de información desde correos electrónicos, mensajería privada y redes sociales. ¿Cuántas veces has experimentado estar saltando de redes sociales a portales de información y conversaciones personales o grupales?, esta actividad “ociosa” en la que puedes invertir hasta dos horas diarias extras a la exposición normal de una persona promedio. El resultado es infoxicación.

En una etapa ya de infoxicación, los síntomas son baja capacidad de comprender y dificultad para filtrar o analizar la información recibida ya que con la saturación que hemos metido a nuestros sentidos se comienza a tener “percepciones” irreales de lo que en verdad sucede. Entonces cualquier noticia falsa ya la asimilamos como verdadera y esto conlleva a no disfrutar o asimilar sanamente lo que sucede en nuestro alrededor. Dejamos de percibirnos en el aquí y el ahora, comienza la ansiedad para “salir en cuanto se pueda de este confinamiento con la mayor información y conocimiento posible para afrontar la crisis que se viene”.

Derivada de la infoxicación está la infodemia donde con un déficit de percepción y con un miedo colectivo, cualquier noticia falsa se hace viral de manera inmediata por esta necesidad de ser poseedores de la verdad y ganar el tiempo a la crisis.

Recomendaciones para evitar la infoxicación serían evitar los titulares amarillistas, estos siempre comenzaran “lo que nadie dice de…” o “tengo un conocido cercano que…” Por otra parte en las redes sociales es recomendable saber la fuente y buscar los hilos para analizar con criterio certero lo que estás leyendo.

Yo en lo personal cuando son noticias me gusta el ritmo de algunos editores y si son los que he leído y escuchado desde siempre, entonces me dispongo y pongo todos mis sentidos a entender, leer y re-leer lo que hoy tienen que decir. También de manera personal a mí me gusta por las mañanas ver un noticiero y leer a los periodistas de siempre, después de investigar para este articulo me he dado permiso de estar solo por una hora en redes sociales y he aprovechado para disfrutar más llamadas personales con mis seres queridos.

Debo confesar que al inicio del confinamiento participé en todas las actividades que había y realmente me cansé y me estresé mucho. Hoy llevo mi agenda lo más apegada a la realidad y al contexto, solo me reúno una vez a la semana con mi equipo de trabajo y las juntas no son mayores a dos horas, me doy permiso de solo tomar dos webinars a la semana por lo que los selecciono muy bien y busco sacar el mayor provecho posible

Escucho un podcast diario mientras hago un poco de actividad física y es un hábito que ya tenía desde hace un par de años, y definitivamente hoy trato de vivir el día a día para no caer en la tentación de “saberlo y controlarlo todo”.

Cuida lo que metes a tu cabeza para no tener consecuencias físicas y emocionales que te dañen a ti y tus seres queridos.


¿Tu organización es socialmente responsable y trabaja a favor de la sostenibilidad?

Quién es quién en la RSE de Valor Compartido
Da clic en la imagen para más información

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here