Aire limpio, compromiso de todos

0
185

Colaboración de: Earthgonomic México, A.C.

Organizaciones mundiales han alertado desde hace dos décadas sobre la importancia de reducir la emisión de contaminantes al aire, debido a las consecuencias que tiene para la salud de los humanos; por este motivo se han establecido mecanismo políticos y sociales alrededor del mundo.

Gobiernos, empresas, instituciones civiles y ciudadanos deben intervenir en la solución de esta problemática que provoca la muerte de siete millones de personas al año, lo que comprueba que “nadie se escapa desde el vientre (materno) hasta la tumba” de la contaminación, afirmó en su momento el director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Respirar es un proceso involuntario por el que nuestro cuerpo obtiene el oxígeno que sirve a las células para hacer las actividades cotidianas; sin embargo lo que estamos inhalando desde hace mucho tiempo dejó de estar solo compuesto por nitrógeno (78%), oxígeno (20 %) y otros gases (2%).

El dióxido de carbono, el ozono, el metano, el monóxido de carbono, los óxidos de azufre, los clorofluorocarbonos,  cada vez aumentan más sus niveles de concentración.

Las repercusiones que tienen son variadas; por ejemplo, un niño tiene peso y talla bajos, así como le falta de desarrollo en su cerebro; durante la adolescencia desarrolla enfermedades respiratorias o cardiovasculares; se estudia la vinculación que tienen con la obesidad en edades adultas; y para las etapas seniles se ha comprobado que desencadena episodios de demencia y Alzheimer.

Pero mientras no veamos lo que respiramos no tomamos la dimensión de lo que ocurre; vamos respirando como sin nada hasta que vemos esa nata gris sobre las cabezas o empezamos a toser, los ojos arden y la nariz está irritada.

Las principales causas son las emisiones que realizan las industrias pesadas, la generación de energía con la quema de combustibles fósiles, el tránsito vehicular, el polvo, las prácticas agrícolas, la basura industrial.

Pero lo que afecta el aire impacta en el resto de los recursos; se generan lluvias ácidas, se deteriora la calidad del agua, se daña la capa de ozono, hay efecto invernadero y aumenta la temperatura de la tierra.

Los gobiernos han implementado sistemas de monitoreo ambientales, normas, impulsan el uso energías limpias (eólica y solar), así como estrategias en el transporte.

No derrochar energía, aumentar el uso de tecnologías limpias, renovar las flotillas antiguas, separación de residuos, emplear combustibles amigables, cuidar los bosques, entre muchas otras, deben ser acciones que tomen un sentido y permeen nuestro quehacer cotidiano.

Las empresas y ciudadanos poco a poco se integran a la dinámica propuesta para disminuir el impacto de nuestras actividades cotidianas, pero aún falta mucho para que el valor de cuidar el aire sea compartido. ¡Así que no esperes más y súmate a este RETO!


COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos.

Para más información visita: www.earthgonomic.org Y en redes sociales: @Earthgonomic y /Earthgonomic

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here