Acciones jurídicas como eje de acción ante el S19

0
220

Exactamente a 32 años del sismo más mortífero en la historia del país, ocurrido el 19 de septiembre de 1985, la Ciudad de México sufrió el 19 de septiembre de 2017 un sismo de magnitud 7.1 que afectó principalmente a la zona centro del país. El temblor causó numerosas víctimas y afectados,además de una ola de solidaridad de la que diversas organizaciones formaron parte.

Tras más de un año de aquel sismo, en Valor Compartido realizamos el 
Con el puño en alto. Respuesta de la Responsabilidad Social Corporativa ante los sismos de 2017″ , documental donde buscamos exponer el pilar tan importante que representó la RSE ante la tragedia.

En el capítulo 2 “Lo que sabemos hacer como eje de la ayuda” del documental, Lila Alejandra Gasca Enríquez, responsable del Programa Citizenship y Pro bono Hogan Lovells señala de qué manera diferentes firmas se unieron para trabajar de manera pro bono y así apoyar desde sus conocimientos a los afectados de los sismos.

El trabajo en conjunto de los abogados ante de la desgracia

“Es la primera vez que yo recuerde, desde hace 10 años me dedico a pro bono, que nos unimos a trabajar todos los abogados, trabajamos con otras firmas, con abogados individuales, con abogados de empresas. Con el objetivo de crear una guía jurídica consolidada ya que queríamos darle la información real en tiempo real a las personas que estaban siendo afectadas por los sismos; a todas las víctimas, porque había mucha información que corría en los medios”, señala Gasca.

Cabe destacar que esta guía consolidada, se unió también a una plataforma que estuvo en internet, para apoyar que era 19S y les prestaron el dominio de “jurídica19s”.

“Fue la primera vez que la comunidad jurídica se unió de forma Pro Bono para trabajar en un asunto tan relevante”

Gasca señala que “como prestadores de servicios,lo que tenemos que hacer es apoyar desde nuestro conocimiento”.

Otro de los retos al que se enfrentaron este grupo de abogados, fue a trabajar, no sólo en una asesoría para sismos, sino para desastres naturales.

Por su parte, Brenda Rogel Salgado, Socia en Ambiental y Miembro del Comité de Citizenship Hogan Lovells señala el reto que fue “organizar todo este ánimo que traían todos nuestros colaboradores de querer ayudar”.

“La realidad  es que tras el sismo nos dimos que cuenta que el sismo no solamente sacudió la tierra, el sismo nos sacudió el corazón y eso significaba que todos queríamos hacer algo”, Rogel.

Ayuda desde cinco áreas de acción

“Cada quien quería hacer distintas cosas, entonces hubo quien estaba pensando en prestar servicios pro bono, quien estaba pensando en hacer donaciones, quien estaba pensando en acudir a refugios, quien estaba pensando en ir directamente a comunidades. E incluso dentro de nuestra área de Diversidad e Inclusión, hubo quien estaba pensando cómo nos íbamos a contener nosotros mismos tras el sismo”.

De este modo, Rogel señala que empezaron a integrar actividades en cinco áreas, “lo primero que hicimos fue identificar realmente quienes de nuestros colaboradores estabas enfrentando una situación personal y en su caso ver la forma en que podíamos ayudar”.

Posteriormente  hicimos una recaudación de fondos que se iban a entregar de manera inmediata, determinando qué necesidades inmediatas había.

En Monterrey también se hicieron acciones de recaudación y en ese momento apoyamos a la Cruz Roja.

Después se hizo una campaña a mediano plazo, “uno de los objetivos fue recaudar fondos, pero buscar que esos fondos tuvieran una mejor inversión”. Por eso es que se tuvo el compromiso con Hogan Lovells de que todos los fondos que hubieran sido por su colaboradores se iban a duplicar por la empresa. “Posteriormente buscamos una asociación que a su vez  quintuplicara esos fondos porque creíamos que eran una de las mejoras formas en que podíamos incidir”.

Como parte de la ayuda, también se hicieron diversas brigadas, algunas se hicieron presenciales, algunas se hicieron telefónicas, pero lo que nos fue permitiendo es ver cómo íbamos a poder ayudar en este soporte legal.

Ángel Domínguez de Pedro, socio inmobiliario señaló  que “uno de los problemas a los que nosotros nos estamos enfrentando es que claramente el tipo de asesoría pro bono que nosotros estamos prestando, la cual es una asesoría 100% gratuita, se complica por el nivel de sofisticaicón” Y agregó que son asuntos muy complicados y requiere una inversión de tiempo muy complicado. “Lógicamente el esfuerzo que ha realizado la firma en ese sentido no tiene precedente”.

Por su parte, Óscar Ponce Vega, asociado en Inmobiliario agregó que “fueron más o menos alrededor de 58 asuntos que hemos tenido la oportunidad de apoyar y atender, con variedad de situaciones”. Señaló que se trató de una asesoría de reacción en los primeros días posteriores al sismo y ahora se trata de seguir apoyando.

Ayuda en campo

Jeanett Trad Nacif, asociada Senior en Ambiental afirma que “como respuesta de la comunidad jurídica, sobretodo ONG’s y Despachos, quisimos ir a sitio, directamente a los lugares donde hubo afectaciones materiales muy fuertes, para poder ayudar a la gente”.

“Escuchar sus preguntas, sus preocupaciones y sobretodo arroparlos para poder apoyar en todas las dudas”. Realmente no sabían las respuestas legales, qué sigue, ‘¿pierdo mi casa, no pierdo mi casa? ¿van a tirar el edificio, no van a tirarlo? ¿Puedo entrar por mis cosas, no puedo? ¿Cuánto tiempo voy a estar viviendo aquí en la calle?’ .

La respuesta de la comunidad jurídica fue “sí hay mucha ayuda material, pero lo gente necesita saber qué le depara con su patrimonio y dónde va a vivir”.

Todo surge a través de nuestra área de Responsabilidad Social y Pro bono con Lila Gasca. “A marchas forzadas se pusieron a redactar información, que fuera uniforme, para que todos los que fuéramos a sitio pudiéramos dar las mismas respuestas y estuviéramos preparados”, destaca Jeanett.

“Como sabes los abogados somos especialistas en diferentes áreas, entonces muchas veces este tipo de temas no los ves en el día a día”.

El primer paso en el camino de acciones pro bono

“Lo que  está pasando con el pro bono, es que nos estamos uniendo a nivel nacional para que estos estándares puedan llegar a todo el país y, de este modo, que todos los abogados tengan que hacer pro bono”, destaca Lila Gasca.

Del mismo modo, señala que a raíz del sismo se empezó una fuerte alianza en los temas pro bono.

“Aquí ya no es competencia, aquí todos estamos trabajando por un bien en común y en este caso todos trabajamos para ayudar a las víctimas del sismo”.

Puedes ver el documental completo y de manera gratuita en este enlace

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here