5 principios para combatir el abuso doméstico relacionado con tecnología

0
190
IBM violencia doméstica
Imagen ilustrativa por: Pixabay

El ecosistema tecnológico está repleto de innovadores que constantemente nos traen productos y dispositivos que mejoran nuestra vida. En un mundo de COVID-19, donde el autoaislamiento se ha convertido en la norma, hemos ganado una nueva apreciación por la capacidad de la tecnología para unirnos y mejorar nuestro bienestar.

Si bien no hay duda de que la tecnología tiene un enorme potencial para el bien, proporcionando un mecanismo para una mayor conexión y protección, la triste realidad es que los malos actores pueden explotarla para causar daños en el mundo real. 

Las tecnologías que nos protegen, facilitan nuestras rutinas y enriquecen nuestras experiencias, son manipuladas por abusadores para ejercer control sobre sus víctimas. Esta aplicación de la tecnología es particularmente frecuente en el abuso doméstico, especialmente el control coercitivo, un patrón implacable de comportamiento de control dirigido a infundir miedo y cumplimiento en una víctima.

El abuso doméstico es un problema generalizado en la sociedad que afecta a todos los países.

De acuerdo com la ONU, en América Latina, en promedio 1 de cada 3 mujeres ha padecido violencia en una relación íntima a lo largo de su vida. Y cada año, cerca de 20 millones de mujeres y niñas sufren violencia em la región. Lo que es profundamente preocupante es que un informe reciente de la ONU que explora el impacto de COVID-19 en las mujeres, destacó una tendencia de mayor abuso a medida que las casas se ven sometidas a la tensión del autoaislamiento y cuarentena.

Esto se ha generalizado tanto que el jefe de la ONU, António Guterres, está pidiendo medidas para abordar este “horrible aumento global de la violencia doméstica”.

Los abusadores son expertos en aprovechar cualquier cosa a su disposición para promover sus propios fines, y esto incluye la tecnología. Si bien los métodos de abuso facilitado por la tecnología son muy variados, lo que es particularmente insidioso es que las aplicaciones diseñadas con las mejores intenciones se utilizan con fines malévolos.

Por ejemplo, la aplicación de tarjeta de crédito que proporciona notificaciones de compra se creó para ayudar a combatir el fraude. Sin embargo, su uso puede proporcionar un mayor control sobre las víctimas con un seguimiento constante de los detalles de sus gastos.


También te puede interesar: Mujeres y desigualdades cotidianas


El abuso facilitado por la tecnología es un problema desafiante, y no existe una solución simple para eliminarlo. Sin embargo, al tomar decisiones sutiles, el equilibrio intencionado con las consecuencias no deseadas, es posible diseñar tecnología para que sea resistente a él.

Para ayudar a los tecnólogos a tomar estas decisiones, IBM propone cinco principios de diseño clave para hacer que los productos sean resistentes a cualquier tipo de control coercitivo.

Al compartir este conjunto de principios de diseño, IBM tiene como objetivo mejorar la usabilidad, seguridad y privacidad de las nuevas tecnologías, para hacerlas inherentemente más seguras. Recomendamos que se conviertan en una parte integral de cualquier revisión de diseño de producto. Si bien estos principios pueden ser familiares para los tecnólogos, adquieren un significado adicional cuando se miran a través del lente del control coercitivo.

Los cinco principios de diseño son:

  • Promover la diversidad para que los diseñadores de tecnología consideren a todos los usuarios potenciales de la tecnología, no solo al usuario asumido.
  • Garantizar la privacidad y la elección para que los usuarios puedan tomar decisiones informadas sobre su configuración de privacidad y garantizar que sus datos no se compartan.
  • Combatir el ‘Gaslighting’ para que haya un registro digital de evidencia y los abusadores no puedan manipular a las víctimas para que duden de sus recuerdos.
  • Fortalecer la seguridad y los datos para que los usuarios de tecnología tengan control conjunto, solo recolectando y compartiendo la información necesaria.
  • Hacer que la tecnología sea más intuitiva para que las víctimas puedan navegar por la tecnología con mayor facilidad.

Si bien muchos ven el control coercitivo como un problema que afecta a las mujeres, esto tiene ramificaciones más amplias en la sociedad, ya que puede darse en cualquier tipo de relación, especialmente cuando hay un desequilibrio de poder. Algunos ejemplos serían entre cuidadores y personas vulnerables, ancianos o discapacitados, dentro de las instituciones e incluso en el lugar de trabajo. Nuestros cinco principios de diseño se aplicarían igualmente a las tecnologías creadas para todas estas situaciones.

Podría haber 125 mil millones de dispositivos conectados a Internet para 2030. A medida que estos dispositivos se vuelvan más frecuentes, los abusadores tendrán más herramientas para manipular a sus víctimas. Es fundamental que salvaguardemos la nueva tecnología con fuertes protecciones contra el abuso por defecto, para que los abusadores no puedan usar estas herramientas para dañar a las víctimas. 

Hacer que la tecnología sea resistente al control coercitivo asegura que otros no puedan explotar invenciones, empañar las intenciones o atenuar la luz de los logros tecnológicos. Lo más importante es que es un paso clave para hacer que el mundo tecnológico sea más seguro para todos nosotros.

Comunicado de prensa.
Por: Andrea Escobedo,
líder de Relaciones con Gobierno y Asuntos Regulatorios de IBM

¿Tu organización es socialmente responsable y trabaja a favor de la sostenibilidad?

Quién es quién en la RSE de Valor Compartido

Aquí te dejamos la información completa para participar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here